18 de marzo de 2017

TESTIMONIOS - TRATAMIENTO DE UN CASO DE BULIMIA



Este testimonio es un maravilloso ejemplo de cómo podemos llegar a relacionarnos con la comida. Fué tratado en una sola sesión, hace ya un parde años. Te invito a leerlo también en mi web.

"Me recuerdo a si misma, desde siempre, con la ansiedad por comer. Era pequeña, tendría 10 años y yo cenaba pronto porque tenía hambre, y luego cenaba otra vez con los demás. 

Mi madre me regañaba porque decía que estaba gorda y así me pondría más aún. Crecí con esa imagen de mi gordura y con ganas de comer siempre, no tenía final, robaba bollos en la pastelería del barrio, para después comerlos a escondidas, y siempre con mi madre recordándome lo gorda que estaba, y también mis hermanos, como no, me comparaban con un campo de fútbol, con un autobús, siempre tenían para mí un piropo que me hiciera sentir gorda.

Y yo no perdí la ansiedad por comer hasta los catorce años, en el instituto. Para gustar, tengo que adelgazar... y me pongo a plan, y mi plan es no comer, así que no como nada... nunca. Mi madre alguna vez me obligaba a comer algo, pero como se iba, y nunca comía conmigo, yo lo tiraba por el baño, o lo desmenuzaba y lo tiraba a la basura. En esta época no tengo esa ansiedad por comer, no como nada. Y si alguna vez como algo procuro que sea algo que me guste, como los dulces.

Nadie me enseñó a comer con sentido común, nadie se sentó conmigo para decirme como hacer las cosas, nadie me acompañaba en las comidas.

Así estuve muchos años, hasta que me casé, lo hago con un hombre que está acostumbrado a comer todo con patatas fritas, y como yo paso de hacer lo que dice mi madre, ahora hago lo que hace mi marido, y empezamos a comer mal... y yo empiezo a engordar de nuevo.

Al año de estar juntos tenemos el primer hijo y ahora entiendo porqué, durante la lactancia, engordé otros tantos kilos, pero en esta ocasión me planté y comiencé una dieta sana y consiguí perder peso. Me costó unos años perder los 20 kilos que me sobraban, pero lo conseguí. Pero, la comida siempre estaba en mi mente, no pasar hambre, quitarme los nervios, siempre con comida.

A los tres años y medio tengo al segundo hijo y ahí empieza mi tortura con la comida otra vez, y es cuando tomo la decisión, al verme sola para todo, y al ver que mi marido no me ayuda en nada, tomo la decisión de que quiero adelgazar otra vez como sea.

Entonces es cuando se despierta en mí una rabia que me lleva a vomitar cuando como los alimentos que yo considero que no son buenos para mi cuerpo. Lo iba a hacer una sola vez, pero no fue así, porque lo hice una y otra...y otra.

Cada vez que me ponía nerviosa comía compulsivamente y después me iba a vomitar. Hasta tres y cuatro veces al día.

Me quedé embarazada del tercer hijo y, como sigo vomitando, el niño cuando nace también vomita con una facilidad increíble, y yo por cualquier enfado... vomitaba. Ahora entiendo el porqué de este programa.

Pero era algo que ya no podía parar porque cuando vomitaba me calmaba, me sentía mejor, sentía que soltaba toda la mierda del día, todo lo que me hacía sentir mal. Había días en que acababa agotada de vomitar tantas veces, pero para mí era mejor eso que quedarme con el empacho que tenía, no podía soportar sentirme llena. 

Como yo siempre he sentido que llevaba una carga que no me correspondía, empecé mi proceso con Paz y, desde que tratamos en una de las sesiones mi problema de BULIMIA, se ha terminado la ansiedad, y el vacío que tenía siempre en el estómago ha desaparecido, y ya no antepongo la comida a todo lo demas. Después de treinta años, me he dado cuenta de que era una memoria programada de mi madre.

​Antes yo me enfadaba con los niños porque yo quería que terminaran pronto para comer yo, y ellos se entretenían, yo no lo soportaba, me ponía muy furiosa. Me doy cuenta de que es un programa de mi madre. Ahora en casa comemos todos juntos, tranquilos, sin prisa, y el momento de la comida es un momento tranquilo, donde hablamos y comemos. Y sobre todo comemos cantidades normales, sobre todo yo.

Ya no tengo esos ataques nocturnos, cuando acostaba a los niños y me ponía a comer sin fin, hasta que me dolía el estómago y, antes de que pasara media hora, lo vomitaba todo. Ahora mastico, saboreo, y disfruto de la comida. Y sobre todo, mis hijos lo disfrutan también. 

Ahora ya no tengo la comida siempre en mi cabeza, ni esa preocupación por no pasar hambre, ni yo, ni los niños. Ahora sé que no pasa nada, que ya comeremos cuando sea la hora, y no se me pasa por la cabeza mi imagen vomitando para tranquilizarme. Porque ya no estoy nerviosa, ya no siento frío en mi cuerpo, ni escalofríos, como antes. Ahora me siento tranquila. 

Mi vida ha cambiado totalmente, en mi mente ya no está el dulce como recurso cuando me pongo nerviosa. Cuando tengo un día con mucho jaleo, antes me hubiera comido de todo y ahora no lo necesito, ahora me siento, me relajo, pienso.

Gracias de todo corazón a Paz, que lo ha hecho posible, y que me está ayudando a darle un nuevo sentido a mi vida y a ponerle un rumbo. Gracias! "


Si estás en una mala relación con la comida, no esperes más y pide tu cita en info@pazdelreal.com


8 de marzo de 2017

8 DE MARZO - UNA REFLEXIÓN LÓGICA Y NUMEROLÓGICA

En un futuro muy cercano, un día como hoy no será recordado, no tendrá sentido, dado que el ser humano vivirá libre de competencias, comparaciones y de todos los aspectos de lástima, lucha o reivindicación en los que ahora se está enfocando la mayoría, creando más de lo mismo.

Donde pones tu atención, ahí va tu creación. 

Por lo tanto, como cada año, apuesto por un enérgico 8 moviendose y moviendo todo a su alrededor, a la orden de "march" !!

Un día que antes era sólo para la mujer trabajadora, y ahora eso perdió fuerza y sentido, este día también será olvidado muy pronto.

Nos preguntaremos cómo pudo existir un día así en el calendario...maravilloso momento que ya llega...



6 de marzo de 2017

“HAY QUE CENTRARSE EN FORTALECER LA SALUD Y NO EN LA ENFERMEDAD"



Te recomiendo leer este artículo publicado hoy en La Vanguardia, como siempre, ofreciendo al público las aportaciones de "otros especialistas" que apuestan por la capacidad autocurativa de los pacientes.

Desde aquí, recibo estas publicaciones con alegría y agradecimiento.

El Dr. Matthias Girke, es médico antroposófico, y creó el hospital General de Havelhöhe, en Berlín, con esta visión: La curación de enfermedades crónicas está relacionada con la transformación de la persona, y con dar soporte a sus fuerzas autocurativas. 


"No quería dedicarme a la medicina alternativa, sino ampliar la medicina alopática y que pudiera ejercerla en un hospital público, pero sabía que era esencial hallar la manera de ayudar al paciente en su proceso de autocuración, darle apoyo anímico y tratar a cada cual en su individualidad.

La medicina convencional no da suficiente apoyo a esta capacidad de remisión; por ejemplo, cortamos la fiebre cuando en realidad tiene una importancia enorme en el proceso de curación.

El cuarto campo que abordamos es la psicooncología, donde los pacientes aprenden a manejar el cáncer como un reto y a encontrar el sentido de su enfermedad en su biografía."


Te recomiendo leer el artículo completo aquí:  Enlace al artículo


2 de marzo de 2017

REGENERACIÓN - LA BÚSQUEDA DEL EQUILIBRIO

En cada momento en que tú estás experimentando la vida, estás causando una expansión.

Estás definiendo nuevas posibilidades, pues ése es el propósito de la existencia.

Cada día, tu estructura abstracta se va expandiendo, más y màs...es lo natural.

Tu cuerpo está hecho de trillones de células, y tus células son unidades de conciencia, están hechas de pura conciencia.

Imagina que tal vez te expusiste a una situación indeseada, a algo que no querías experimentar y ellas se desequilibraron un poco.

Al percibirlo, tus células piden regresar a su equilibrio, trillones de consciencias ordenando equilibrio simultáneamente.... y cuanto esta petición celular sucede, la energía creadora que eres, silenciosamente, empieza a fluir en respuesta a esa petición, y surge un equilibrio inmediato.

Esto sucede cada día, todo el tiempo, tu cuerpo físico está reequilibrándose constantemente y no lo hace sólo... es su naturaleza abstracta quien lo orquesta.

Y, si tú estás enfadado, temeroso, preocupado, o luchando en contra de algo, incluso cuando las soluciones ya se están dando, pero tú te enfocas en los aspectos negativos de tu experiencia.... estás emitiendo resistencia, una gran interferencia en la comunicación de este cuerpo que es tu vehículo con la información nueva, la tan deseada curación...

Porque tus células saben lo que quieren y lo que necesitan, porque están preguntando y están siendo respondidas.

Pero tú sigues en la resistencia y, si continuas así, ésta se hará cada día más fuerte y comenzarás a sentir sensaciones fisicas... quizás algún síntoma, y serás diagnosticado de algo.... pero se trata sólo de indicadores de resistencia.

Y esto es un problema para ti porque impides la comunicación entre tú y la parte de ti que ya se ha convertido en la solución celular, en la condición mejorada que estabas pidiendo para tu cuerpo.

Y te das cuenta de que estabas pidiéndo afuera, adonde no están, en lugar de permitir que tu consciencia lo haga.

Simplemente cesa de emitir resistencia.

LA NUMEROLOGÍA DE IKER CASILLAS

EL INFARTO Y EL ACÚFENO Estaba redactando un post para mi nuevo blog. Se trata de un caso de acúfenos que mi cliente tiene desde hac...